Timidez y entrevistas de trabajo

Todo el mundo siente ansiedad al tener que enfrentarse a una entrevista de trabajo. Después de todo, se trata de presentarnos a nosotros mismos de la mejor manera posible ya que está en juego conseguir un puesto que seguramente valoramos mucho.

Para las personas tímidas esta situación resulta muy complicada, ya que pueden vivirla con una ansiedad extrema. El miedo a hacer el ridículo, a que se note su nerviosismo y a ser rechazados les provoca tal ansiedad que puede disminuir muchísimo sus posibilidades de ser contratados o incluso paralizarles e impedirles acudir a la cita.

Para esta serie de situaciones conviene tener en cuenta algunos consejos prácticos:

  • Prepárate la entrevista con antelación: Piensa en las diferentes preguntas que pueden hacerte y que contestarías. Repasa la lista de las cualidades que posees y que te hacen idóneo para el puesto y tenlas muy claras en tu mente. Nunca cuentes tus limitaciones y piensa una manera de convertirlas en algo positivo si te preguntan sobre ellas. Por ejemplo, no hay que decir “Soy muy cabezota”. Suena mucho más positivo decir “Soy muy tenaz. Me obsesiono por conseguir mis metas”.
  • Presta atención a la comunicación no verbal: Los gestos son muy importantes en las entrevistas de trabajo, así que debes llevarlos preparados. Ensaya cómo mantener el contacto visual, cómo sonreír, cómo dar la mano, cómo sentarte… Puedes practicar frente al espejo o pedirle a un amigo que te ayude a prepararlo.
  • No exageres las posibilidades y consecuencias del fracaso: Plantéate que, si no consiguieras el trabajo, estarías exactamente igual que antes de acudir a la entrevista, aunque mejor preparado para entrevistas futuras. Dale la vuelta a la situación: piensa que no eres tú el que va a ser evaluado sino que tú eres el candidato ideal para ese puesto y acudes a la entrevista para ver si el puesto y las condiciones laborales son ideales para ti. Eso reducirá tu ansiedad.
  • No dejes que tu ansiedad se desborde: Practica ejercicios de respiración y relajación, envíate mensajes positivos y visualízate teniendo éxito en la entrevista. En caso de encontrarte muy nervioso durante la misma, no te bloquees ni te avergüences. Lleva preparada alguna frase que convierta tu ansiedad en algo positivo a los ojos del entrevistador como, por ejemplo, “Discúlpeme por estar nervioso pero es que este trabajo significaría mucho para mí”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Google Analytics Alternative