Timidez patológica

En la mayoría de los casos la timidez no pasa de ser una característica de personalidad que influye, en mayor o menor medida, en las relaciones de la persona pero que no afecta de manera grave a su salud psicológica. Sin embargo, existen ocasiones en las que el problema puede evolucionar a un trastorno psicológico. La fobia social y los trastornos en los que la timidez se manifiesta de forma violenta los trataremos en otros artículos. A continuación pasaremos a explicar otros, también de gran importancia:

  • Narcisismo: La persona se engaña a sí misma y a los demás disfrazando su timidez de seguridad absoluta. Se cree superior a los demás y, por lo tanto, se muestra arrogante y desprecia a sus semejantes. En el fondo, estas personas viven con la ansiedad constante de que se descubra el papel que están interpretando, además de ser rehuidos por los demás.
  • Trastornos de ansiedad: La persona tímida puede sentir tal incomodidad en algunas situaciones sociales que puede desarrollar un cuadro de ansiedad e incluso adquirir fobias relacionadas con esa situación. Por ejemplo, si un desconocido nos habla en un ascensor y eso nos pone extremadamente nerviosos, podemos relacionar nuestra ansiedad con el ambiente en el que estábamos y desarrollar un miedo a los ascensores, que después puede ir generalizándose a otros lugares cerrados.
  • Depresión: El progresivo aislamiento, la falta de contactos sociales de calidad y la desesperanza por no encontrar una solución a su problema pueden llevar a la persona a desarrollar una depresión. Además, los continuos pensamientos negativos y las críticas que la persona se dirige a sí misma irán minando su autoestima y robándole fuerzas para luchar y salir adelante.
  • Dependencia: Como la persona tímida evita relacionarse con nuevas personas, se encontrará excesivamente atada a las escasas personas en las que confía. Su miedo a perderlas y no ser capaz de encontrar nueva gente que le quiera y le acepte, hará que caiga en una situación de dependencia. Esto puede colocarlos en una situación en la que harán todo lo que la otra persona quiera y tolerarán cualquier comportamiento. Por otro lado, el continuo miedo a perder a esa persona hará que estén continuamente preocupados y se muestren posesivos y celosos en extremo.
  • Aunque estos trastornos no tienen por qué aparecer en una persona tímida, si crees que puedes estar desarrollando alguno de ellos, convendría que acudieses a un especialista que pueda ayudarte con tu problema.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Google Analytics Alternative