Facetas de la timidez infantil

En cada caso de timidez infantil habrá características diferentes debidas al sexo, la edad o el ambiente en el que se ha criado el niño. Sin embargo, hay una serie de facetas que aparecen comúnmente en todos los casos de timidez y que, incluso, todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida. Son las siguientes:

  • El niño no se siente motivado a acercarse a los demás. Dependiendo de si esto le causa malestar o no, estaríamos ante un niño tímido o uno introvertido y solitario.
  • El niño se aísla de los niños de su edad, lo que provoca desconfianza en los demás. Esto hace que el niño vaya quedándose cada vez más aislado y que sea rechazado por los otros.
  • El niño presenta una carencia de habilidades sociales. Como, además, su aislamiento le impide practicarlas, esta característica va siendo cada vez más acusada.
  • El niño intenta evitar todas las situaciones en las que tenga que establecer contacto social, sobre todo si es con desconocidos. Cuantas más situaciones intente evitar, más grave será el problema que sufre.
  • El niño tímido no sabe defender sus ideas y muy pocas veces reúne el valor necesario para intentarlo. Por ello, pueden sufrir abusos por parte de sus compañeros.
  • Tienen una autoestima muy baja. Se consideran inferiores a sus compañeros y por ellos prefieren quedarse al margen y pasar desapercibidos antes de experimentar el rechazo que creen que recibirían.
  • Su autoconcepto en muy limitado. No se conocen a sí mismos, no reconocen sus cualidades y sólo se centran en sus limitaciones y en sus errores, por lo que consideran que no tienen nada positivo que ofrecer en una relación social.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Google Analytics Alternative