Teatro como terapia contra la timidez

Para una persona tímida, la idea de exponerse delante del público e interpretar un papel como terapia para su timidez puede parecer un contrasentido. Sin embargo, esta actividad tiene muchas consecuencias positivas que pueden ayudarte a superar tu problema, como las siguientes:

  • Trabajo en equipo: Las personas que intentan sacar adelante una obra de teatro trabajan en un grupo con los mismos objetivos e intereses. Por ello, la persona tímida conseguiría integrarse y sentirse uno más.
  • Control de las emociones: Representar un papel requiere meterse en la piel del personaje, intentar comprender sus emociones y buscar en nosotros mismos esas emociones para reproducirlas. Eso nos hará conocer y controlar mejor nuestros propios sentimientos y mejorará nuestra empatía.
  • Mejora de nuestra comunicación no verbal: Con el teatro podemos aprender cómo controlar el tono y el ritmo con el que hablamos, la expresión de nuestra cara, la postura de nuestro cuerpo… Todo esto nos ayudará de cara a las relaciones sociales futuras.
  • Mejora de la autoestima: Estar realizando una actividad que nos gusta y motiva y que nos permite expresarnos y ser creativos nos hará sentirnos más seguros de nosotros mismos.
  • Crear personajes: El teatro te permite aprender a crear personajes con diferentes personalidades y darles vida. Esto te dará instrumentos que puedes utilizar en diferentes situaciones sociales. Por ejemplo, en una fiesta puedes interpretar a una persona segura de sí misma y abierta, que no tiene ningún miedo a tratar con los demás. Como además no estarás exponiéndote a ti mismo al juicio de los demás, sino a tu personaje, te sentirás mucho más relajado. Sin embargo, no se debe abusar de esta estrategia porque conlleva un riesgo. No se debe utilizar demasiado a un personaje ya que puede acabar usurpando nuestra verdadera personalidad.

Para poder obtener estas ventajas, debes adaptar la actividad a tus capacidades. Por supuesto, no estamos sugiriendo que te dediques a esto profesionalmente de la noche a la mañana. Busca un grupo amateur que busque más que nada la diversión. Si sientes que no estás preparado para soportar la tensión de salir a escena, puedes ir acercándote a ese objetivo con pequeños pasos. Empieza por ayudar detrás del telón (decorados, vestuarios…). Con eso ya estarás integrado en el grupo y empezarás a ganar seguridad. Después puedes pedir que te dejen interpretar un papel pequeño, de tan sólo unas líneas para que rompas el hielo y consigas superar tu ansiedad. A partir de ahí empezarás a encontrarte más preparado y seguro de ti mismo.

Google Analytics Alternative