¿Qué es la timidez?

Podemos definir la timidez como una sensación de incomodidad que experimenta la persona cada vez que se expone a situaciones sociales. Esta sensación de disgusto les impide disfrutar de sus relaciones y desarrollar sus habilidades interpersonales.

La timidez puede variar su intensidad de unas personas a otras. Habrá personas que simplemente se sientan incómodas en algunas situaciones sociales como estar en grupos grandes o tener que hablar en público pero pueden desenvolverse en sociedad de una manera que no interfiere con su vida. Para otras, la timidez puede dificultarles el conseguir y mantener amistades o una pareja o hacer que no se sientan a gusto en el trabajo, con lo que su vida se verá muy condicionada por este sentimiento. En casos extremos, las personas pueden llegar a sentirse aterrorizadas ante cualquier situación social. Este terror puede llegar a paralizarlas, causar sudoración y temblores y ataques de ansiedad. Estos casos extremos se diagnostican como fobia social.

En general, podemos decir que una persona tímida se encontrará incómoda en las situaciones sociales (sobre todo en las que supongan una novedad) e intentará evitarlas o, si no es posible, pasar inadvertida. La causa de este comportamiento es el sentimiento de inferioridad y la baja autoestima que sienten las personas tímidas. Al tener miedo a hacer o decir algo que vaya a provocar el rechazo de los demás, prefieren evitar exponerse a esas posibles críticas, permaneciendo inactivos y callados y manteniéndose al margen.

Esta conducta puede hacer que muchas personas consideren a los tímidos como menos inteligentes, pasivos, faltos de ideas… Muy al contrario, la gente tímida suele tener una gran vida interior y muchas ideas que les gustaría comentar y poner en práctica, pero no pueden hacerlo por el temor que sienten a quedar en ridículo o ser rechazados.

Por último, hay que indicar que, aunque algunos especialistas consideran la timidez como un rasgo de personalidad que podría tener una base genética y que no puede cambiarse, hay otros muchos que piensan que es una respuesta aprendida desde niños y que, por lo tanto, puede variar. Las técnicas y tratamientos utilizados para vencer la timidez y que han demostrado su eficacia, apuntan que esta segunda opción es más adecuada y además aporta esperanza a las personas tímidas que quieren dejar de serlo y mejorar su vida y sus relaciones personales.

Google Analytics Alternative