Tratamiento psicológico de la timidez en la adolescencia

Cuando la ansiedad que el adolescente siente en las situaciones sociales es demasiado grande como para que logre superarla por sí solo y está trastornando su vida cotidiana, hasta el punto de conducirle a la depresión y el aislamiento, es conveniente plantearse el acudir a un especialista que pueda ayudarle.

Normalmente, los adolescentes tímidos se niegan a ponerse en manos de ningún psicólogo. La perspectiva de sentarse delante de un desconocido a contarle sus pensamientos y emociones, que él intenta ocultar a toda costa, les resulta amenazante. Sin embargo, deben tener en cuenta que el psicólogo no va a juzgarles, sino que está ahí para ayudarles a superarlo. Hay muchísimas personas que sufren de timidez y fobia social, por lo que en ningún momento el psicólogo va a plantearse que son raros o que están locos.

Además, el psicólogo tratará de crear un ambiente de tranquilidad y confianza en el que el adolescente pueda sentirse a gusto para hablar, adaptándose siempre al ritmo que él le marque.

El tratamiento psicológico más utilizado en el tratamiento de la timidez es el cognitivo-conductual. Explicaremos a continuación, de forma breve y sencilla, las técnicas más utilizadas:

  • Instrucciones verbales: Se dialoga y discute sobre las diferentes maneras de actuar del adolescente y se le dan una serie de instrucciones para que mejoren sus relaciones sociales.
  • Entrenamiento en autoinstrucciones positivas: Se le enseña al adolescente a cambiar sus pensamientos negativos que le impiden actuar por pensamientos positivos que les permitan enfrentarse a las situaciones sociales.
  • Modelado: Se enseña al adolescente a observar a otras personas teniendo relaciones sociales y obteniendo buenos resultados de ello. Se puede hacer mediante videos pero lo más efectivo es observar modelos de la vida real del adolescente, como familiares o amigos.
  • Práctica: Se van entrenando las habilidades sociales aprendidas. Dependiendo de la ansiedad que sufra el adolescente, se puede empezar por practicar en la imaginación mediante visualizaciones y después pasar a dramatizarlo en la consulta. Por último, se practicarían esas habilidades en la vida real.
  • Reforzamiento: Se puede premiar el uso de esas habilidades sociales aprendidas. Además, el terapeuta suministrará feedback acerca de la actuación del adolescente, sugiriendo de manera positiva los puntos en los que podría mejorar.
  • Enseñanza de técnicas de resolución de problemas: Se le enseña cómo buscar varias posibles soluciones a los problemas, cómo evaluarlas, elegir la más apropiada y ponerla en práctica.
  • Exposición: Se trata de exponer al adolescente a las situaciones que teme. Se hace de manera gradual, tratando de no generar ansiedad, para que la persona vaya cogiendo confianza.
  • Relajación: Se le enseñarán técnicas de control de la ansiedad basadas en la respiración, la relajación muscular y la visualización.
  • Control de pensamientos negativos: Se le enseña a identificar y detener los pensamientos negativos que influyen en su timidez y a cambiarlos por otros positivos que le ayuden a tener más confianza en sí mismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Google Analytics Alternative