Descripción del problema de la timidez en el trabajo

El problema de la timidez no sólo influye en nuestras relaciones personales. Al igual que durante la infancia y la adolescencia nos hizo ser menos valorados y limitó nuestro rendimiento académico, al incorporarnos al mundo laboral seguirá influyendo de manera negativa.

El problema comienza en la entrevista de trabajo. Consiste en sentarnos delante de una persona que va a valorar y juzgar cada uno de nuestros gestos, palabras, habilidades… Se trata, en definitiva, de exponernos a aquello que llevamos toda la vida temiendo e intentado evitar: exponernos al juicio de otro y a la posibilidad de ser rechazados.

Por ello, muchas personas tímidas sienten una ansiedad tan elevada en las entrevistas de trabajo que reducen sus posibilidades de ser contratadas. A los empleadores les gusta la gente resuelta, segura de sí misma, que tenga iniciativa y sepa resolver los problemas que surjan. La persona tímida da exactamente el perfil contrario a lo que normalmente se está buscando.

Otro de los campos en los que influye la timidez en el aspecto laboral es en la elección del puesto de trabajo. Una persona tímida se veta a sí misma multitud de buenos empleos y oportunidades porque ese puesto concreto exige relacionarse socialmente con los demás.

Una vez en el puesto de trabajo, la timidez seguirá afectando negativamente. La persona se sentirá incómoda cada vez que tenga que mantener una conversación o telefonear a un extraño, cuando tenga que acudir a reuniones de trabajo, si se ve obligada a hablar en público… Incluso su ansiedad se elevará en momentos de relación con sus compañeros fuera del entorno laboral: cenas de empresa, congresos o convenciones, fines de semana con el resto de la plantilla… El mundo laboral exige múltiples contactos sociales con personas que no pertenecen a nuestro círculo íntimo, por lo que puede ser una fuente de ansiedad continua.

Por todo esto, la persona tímida puede ver limitado su potencial, desperdiciar buenas oportunidades de encontrar empleo o promocionar, ser menos valorada por sus jefes y no sentirse a gusto entre sus compañeros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Google Analytics Alternative