Conductas de un tímido patológico

Cuando la timidez pasa de ser un rasgo de personalidad a un problema, la persona desarrolla una serie de conductas, emociones y pensamientos que pueden interferir en sus relaciones interpersonales y en el desarrollo de su vida. Explicaremos las diferentes áreas de este problema:

– Conductas:

  • Tienen dificultad para expresarse y mantener una conversación, quedándose incluso en silencio.
  • Rehuyen la mirada, su tono de voz es bajo, realizan pocos gestos y su postura es retraída (como si intentaran encogerse).
  • Cuando están con una persona, intentan mantener una distancia. En grupos o reuniones suelen mantenerse aparte o incluso escapar de este tipo de situaciones.
  • Pueden ruborizarse, quedarse paralizados, tartamudear o quedarse sin habla, sufrir temblores, sudoración… En estos casos extremos se suele acabar intentando evitar todo contacto y desarrollando una fobia social.
  • – Pensamientos:

  • Las personas tímidas suelen tener pensamientos negativos hacia sí mismos. Distorsionan la realidad, pensando que no les gustan a los demás o que van a fracasar en cualquier relación que intenten entablar. Se echan la culpa de todo, se critican a sí mismos y se encuentran faltos de habilidades para superar sus dificultades y problemas con las otras personas.
  • -Sentimientos:

  • Suelen sentir miedo o inseguridad ante cualquier situación social nueva. Experimentan muchas emociones negativas como tristeza, soledad, culpa, baja autoestima, inferioridad… Cualquier situación que implique una relación con los demás en la que puedan evaluarles será fuente de miedo y ansiedad por el rechazo que creen que sufrirán.

  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Google Analytics Alternative