Genética y timidez

La cuestión de si nacemos tímidos y si, por lo tanto, sería una característica de personalidad que no podríamos cambiar o si, por el contrario, es un comportamiento que aprendemos desde niños y que puede cambiarse, ha sido investigada por multitud de cientificos, sin que se haya llegado hasta el momento a una respuesta clara. Expondremos a continuación las tres teorías que se barajan:

  • Genética: Los cientificos han descubierto un gen que podría predisponer a la timidez. Este gen, que aparece aproximadamente en un 20% de la población mundial, produce una mayor sensibilidad al estrés y un temperamento más inhibido. La influencia de este gen se manifiesta en el comportamiento del niño desde los primeros años, haciendo que reaccione con mayor ansiedad a las situaciones nuevas o amenazantes. Estos niños podrían sentir también con mayor intensidad las críticas o el rechazo, por lo que podrían empezar a evitarlas desde muy pequeños, convirtiéndose así en personas tímidas. Estos estudios no son concluyentes ya que se han encontrado personas con este gen que no rehuyen el contacto social.
  • Ambiental: Según ellos, la timidez es una respuesta que el niño aprende desde pequeño a situaciones que considera amenazantes. Dicen que es imposible que nazcamos tímidos ya que hasta los dieciocho meses los niños no desarrollan el concepto de sí mismos. Dado que la timidez se basa en estar excesivamente fijos en nosotros mismos y evaluarnos negativamente y esto no podríamos hacerlo sin concepto de nosotros mismos, sería imposible desarrollar la timidez antes de esa fecha y, mucho menos, llevarla fijada en los genes. Por lo tanto, ya que es una respuesta aprendida, se puede aprender a cambiarla sin ningún tipo de problema.
  • Mixta: Parece ser que la respuesta a esta cuestión podría estar entre ambas corrientes encontradas. Es decir, existe un gen que puede predisponer a la timidez pero no es determinante. Será el ambiente, la educación de los padres y los primeros contactos sociales los que marcarán el desarrollo de la personalidad del niño y hagan que ese gen de la timidez se manifieste o no. E incluso, si llega a desarrollarse esa personalidad tímida, al ser en su mayor parte una conducta aprendida, podrá modificarse para mejorar la vida de la persona.
  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Google Analytics Alternative