Características de la persona tímida

A pesar de que cada persona es diferente y que, dependiendo de sus otros rasgos de personalidad y de la intensidad de su miedo a relacionarse, sus características pueden variar, vamos a intentar explicar unas características generales que pueden aplicarse a las personas tímidas:

  • Excesiva conciencia de sí mismos: Las personas tímidas suelen estar más centradas en sus propios sentimientos y emociones que en el mundo exterior. Así, suelen estar fijándose más en si les tiembla la voz, si están enrojeciendo o si se sienten incómodos en lugar de atender a la situación social en la que están envueltos y disfrutar de ella.
  • Autoevaluación negativa: Las personas tímidas tienen una autoestima muy baja. Consideran que sus cualidades son inferiores a las de los demás, que no son tan simpáticos u ocurrentes, y que quedarían en ridículo o serían rechazados al intentar relacionarse.
  • Excesiva preocupación: Los pensamientos negativos acerca del posible rechazo de los demás o las críticas que podrían recibir pueden ser tan frecuentes e intensos que les paralizan y les impiden tomar la iniciativa en cualquier relación social.

Hemos citado las características generales, que pueden aplicarse a cualquier persona que padezca timidez. A continuación, citaremos otras características que pueden aparecer:

  • Se ven incapaces de actuar y expresarse como desearían. Suelen castigarse con pensamientos del tipo “Debería haber dicho esto” o “Esa idea que tanto les ha gustado se me había ocurrido a mí primero pero no me he atrevido a decirla”.
  • La timidez suele aparecer en casos específicos. Por ejemplo, una persona puede ser tímida cuando te la presentan pero, al de un rato, actuará con normalidad. También pueden tener miedo a relacionarse en grupos grandes pero disfrutar de la compañía de dos o tres amigos. O quizá su timidez sólo aparezca cuando tenga que relacionarse con el sexo opuesto. Sea como sea, la timidez suele aparecer en situaciones que se salen del ambiente normal de esa persona.
  • La persona tímida intenta pasar inadvertida. Por ello su tono de voz suele ser bajo, evitan la mirada, no suelen hacer muchos gestos al hablar y su postura es encogida.
  • Pueden enrojecer, temblar, tartamudear o sudar en situaciones sociales.
  • Suelen quedarse aparte en situaciones públicas y son incapaces de dar el primer paso a la hora de presentarse o integrarse en un grupo.
  • No son capaces de participar y dar ideas en clase, reuniones de amigos, grupos de trabajo… Suelen limitarse a quedarse en silencio y mostrarse de acuerdo con lo que opina la mayoría.
  • No suelen atreverse a pedir lo que quieren o a defender sus derechos. Esto hace que muchas veces los demás ignoren sus sentimientos o los hieran o que pueden ser objeto de las burlas de los demás. Esto resulta irónico porque, con su pasividad, acaban despertando en rechazo o las burlas que intentaban evitar.
Google Analytics Alternative