Timidez dentro del grupo de adolescentes

En la adolescencia es muy importante encontrar un grupo en el que la persona se sienta identificada y aceptada. Ese grupo suele tener gustos y actividades similares, valores comunes e incluso una estética que los identifica.

Para el adolescente tímido encontrar un grupo que lo acepte puede resultar complicado. Dado su miedo al rechazo, no se atreverá a acercarse a ninguno con la esperanza de ser aceptado. En los casos en los que la timidez no resulta demasiado incapacitante, el adolescente tímido puede acabar entrando en alguno de esos grupos a través de algún compañero de clase o amigo con el que tenga confianza.

Una vez dentro, adoptará un rol de seguidor, aceptando como propios los valores, aficiones y estética del grupo sin atreverse nunca a salir de ellos o cuestionarlos. Esto puede hacer que, en algunas ocasiones, por miedo a ser expulsado de ese grupo y creyendo que no será aceptado en ningún otro, el adolescente se encuentre realizando conductas con las que no está de acuerdo o que le resultan incómodas o contrarias a sus valores y sentimientos.

También es posible que sus propios compañeros de grupo, al darse cuenta de la posición de inferioridad en la que se encuentra, se burlen, sean crueles o se aprovechen de él, sabiendo que no se defenderá ni se marchará.

En otros casos, cuando la timidez y el aislamiento son muy acusados, el adolescente puede sentirse incapaz de unirse y encajar en ningún grupo. Esto provocará una sensación de soledad e incapacidad que puede desembocar en episodios depresivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Google Analytics Alternative